miércoles, 15 de octubre de 2008

¡Qué fuerte!

¿Cómo es posible que pasen cosas como ésta?

He visto por la televisión una noticia, (raramente), que nos hacía eco de una injusticia que a su vez es irónica.
Derrumban no sé cuántas viviendas, construidas hace cincuenta o sesenta años, o incluso más, porque supuestamente no cumplía con la ley de costa. Y ahora, la siguiente pregunta: ¿cumplen con dicha ley la gran cantidad de hoteles a primera línea de nuestras costas?, la respuesta es clara: evidentemente no.
La diferencia que hay es que las viviendas eran de propietarios humildes, los cuáles no disponen de millones de euros para comprar a los que supuestamente velan por nuestras leyes, qué vergüenza ajena.

¡Ya está bien de tantos canarios vendidos, sin principios!
Animo a nuestras gentes a la protesta, no solo por nuestro patrimonio natural, sino por nuestra identidad, dignidad y por el lugar que nos pertenece en nuestro territorio. ¿En qué cabeza cabe que generaciones que llevan más de cincuenta años viviendo de forma equilibrada con su entorno, ahora tengan que conformarse con un veredicto tan hipócrita e indigno para ellos que les obliga a olvidar parte de su origen?

¡Canarios arriba, no hay que desanimarse, nuestro amor por la tierra vencerá la codicia!

5 comentarios:

  1. josealber8:19 p. m.

    Atte, una cosa que hemos de aprender los Canarios , es que no hay que fiarse de todo lo que te venden, incluso lo que vendemos. Muchas de estas casas empezaron siendo cuevas donde se quedaba la gente a veranear hace 50 años (tipo el Becerro) y acabaron siendo chalecitos para pasar los veranitos guay al ladito de la playa.

    Lo peor de todo es que los mismos medios que nos están metiendo por los ojos que esto es un atropello al ciudadano están apoyando a los hoteleros y a los alcaldes que por su dejación han permitido durante tantos años la destrucción de la costa, tanto al empresario hotelero que lo untó, como al vecinito que le juró el voto por mirar para otro lado cuando levantaba bloques en los charcos y llevava el tubo del desagüe al mar.

    Cuidense.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen tema, pues si tienes toda la razón, y por eso me da más rabia saber que nos gobiernan gentes que no aman nuestra tierra, aunque esto pasa en todos lados, el desarraigo a la tierra que nos da de comer está extendido por todo el hemisferio norte del planeta, pero mientras quede gente como nosotros, hay esperanza.
    Un beso a la familia.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. En el tiempo que he vivido en CANARIAS, he visto la codicia personificada en forma de director de la policia judicial, de procedencia desconocida por mi, pero con suficiente poder para pasarse por el forro(escróto)la ley de costas que obliga construir a más de 50 mtrs. de la línea de mar, para que una vez hecho el arreglito burocrático desaparacer de forma impune tras $pactar$ la cesión de los terrenos con uno de los mayores mafiosos del Sur. . En este caso me viene a la cabeza aquella del refranero español que reza: "Dios los cría y ellos se juntan".
    También he visto reflejada la codicia en el proyecto al que yo denomino "destrucción integral trifásica" y sus promotores han denominado Punta Habama, eso sí, siempre bajo la esperanza de generar puestos de trabajo para los canarios. Esta megaconstrucción con telesférico incluido, todavía viola más leyes si cave, comienza en la parte alta considerada como suelo rústico no edificable, avanza como una colada hacia las plataneras "en peligro de extinción" para ir a morir o a matar al mar, a la zona de interés científico, como ha sido catalogada, de los acantilados de la Isorana. Ya en este punto incluso se han permitido modificar la costa con un bonito malecón, que sólo és el preludio de lo que le espera a toda la zona alta de los acantilados a la altura de Aguadulce. Claro , para semajante empresa uno tiene que apellidarse como mínimo Sr. Polanco...
    En conclusión, está visto que las leyes solo son aplicables a cuatro Hipies desgraciados que han tenido el herror de cálculo de construir un tipi o elegir una cueva a menos de 50 mtr. del mar, con la excusa de que ensucian, quemarles todas sus pertenencias y dejar todos los restos en el mismo sitio en el que se encontraban las hogueras, movilizando para esto a todas las fuerzas de seguridad del estado y demás apoyo sanitario y servicios del municipio, con el gasto que conlleva; o a los herederos ancestrales que, como comenta Jose, solo quieren un sitito para hecharse en verano, aunque a estos dos también se les podría reprochar algunas cosillas.
    Por desgracia esto se suma a las cientos de hitórias,que como dice la canción, "se montan a la cresta de una ola que no para de crecer".
    No obstante, amo CANARIAS y me duele que los intereses económicos y políticos estén por encima de la tierra y lay leyes que supuestamente la preservan.
    Besos.

    10/17/2008

    ResponderEliminar
  5. Hola somos Jonas,Alba y Nahuel estamos muy contentos de poder visitar tu blog nos parece muy interesante y estmos de acuerdo con tigo ¡no nos podemos dejar vender porque esto es nuestro! y creo que mientras alla gente como nosotros las 7 islas segiran siendo las mismas aunque se empeñen en cambiar todo.vemos que echas de menos tu tierra pero no te preocupes tu huequito no lo va a acupar nadi aki esta.Que sepas que te echamos de menos y que hay un pekeñin que kiere cnocerte.MIL BESOS

    ResponderEliminar